Notas.gif (24824 bytes)                                       El Portal Interactivo de la Integración


PAGINA PRINCIPAL


ENCUESTA


LIBRO DE VISITAS


CHAT

Volver aNotas.gif (24824 bytes)  

 

 

 

LIC. PROF. MARCELA EGO

Artes Escénicas  – Discapacidad  y  Público

Por  Lic. Prof. Marcela Ego

 

Copete:

            Debemos trabajar desde diferentes lugares para que el público pueda ver el valor artístico en las artes escénicas. Trabajar sobre el concepto de obra, estética y de belleza no sólo en sus aspectos generales, sino en el valor que estos elementos tienen sobre el cuerpo, para así llegar al juego de ida y vuelta que requiere la obra.

 

Al hablar o hacer referencia al Arte y la discapacidad, la gente asocia directamente con las artes plásticas y la música. Tanto desde lo terapéutico con el arte terapia y la musicoterapia, como desde lo artístico nombrando artistas consagrados en el plano internacional como Frida Khalo, Van Goch, Beethoven, Andrea Bocheli, Steven  Woonder, Bruno Gelber.

Incorporando lentamente la danzaterapia y el psicodrama, disciplinas artísticas utilizadas como herramientas terapéuticas  Desconociendo en su mayoría a los artistas con discapacidad contemporáneos del ámbito de las artes escénicas como Alicia Alonso, (bailarina cubana), H. Santana (actor), el grupo independiente OJCURO integrado por actores disminuidos visuales, auspiciado por la fundación Konex en su última puesta escénica.

Debemos destacar que las artes plásticas y la música son viejas amigas  en la formación educativa, siendo la danza y el teatro, relegados del ámbito escolar, espacio éste donde por lo general los individuos hacen su primer contacto con las diferentes disciplinas artísticas.

Ahora más allá de las diferencias en el tiempo en que cada una de ellas se vienen desarrollando, hay algo más que las condicionan y diferencian.

La obra de arte en la plástica y la música se desprende, se separa del artista, es anónima, impersonal. La obra yace ahí, solo necesita de alguien que la observe. A diferencia de la danza y el teatro para tener el encuentro con la obra primero se produce el encuentro directo de los dos sujetos, el intérprete y el observador, ambos interactúan y conforman la obra. No solo necesitamos del observador sino del sujeto que la ejecuta, sin él, no hay obra.

Aquí se produce el gran encuentro, es en este  tiempo y  espacio donde afloran los conflictos corporales, los prejuicios, la imagen social de la discapacidad. Y los miedos. Pues más allá de la desinformación sobre la discapacidad, el observador en primera instancia no encuentra al sujeto que hay detrás de la discapacidad, esto se da por una imagen histórica de la persona con discapacidad como dependiente, enferma, sin capacidad de acción. Cuando las personas que trabajamos en el área de la discapacidad, sabemos que cada individuo posee capacidades a descubrir y desarrollar, ya que solo descubriéndolas, no llegamos a nada. Este es otro punto a tener en cuenta parar el trazado de estrategias, ya que concientizar a la familia de esta búsqueda y el apoyo incondicional a la persona con discapacidad, para que este comprenda que es él quien tiene que buscar y experimentar. Este proceso es árido, por momentos penoso, pues muchas veces hay que desandar para volver a empezar y este proceso, que si bien lo pensamos es constante en todas las personas, es tomado como fracaso por las personas con discapacidad y su entorno.

Hoy hablamos de integración, inclusión social, aceptación, pero el público en general no va a ver los espectáculos realizados por personas con discapacidad. 

He observado, que la sociedad acepta la expresión artística como un valor terapéutico- recreativo, pero no en su valor artístico. Esto está dado por la mirada pasatista que se tiene sobre la cultura, ejemplo de ello son los “Mega recitales”. No ver a la cultura como un legado social, donde la historia, la tradición e identidad interactúan constantemente.  

Sigamos desarrollando el camino realizado en el área de la discapacidad, si bien la danza comienza como una actividad terapéutica y recreativa, vemos hoy que se puede dar otro paso más, es el encuentro escénico; ya lo creativo y expresivo, no queda encerrado en una habitación o una representación escolar de fin de año; hoy observamos que las personas con discapacidad pueden desarrollarse escénicamente adquiriendo el dominio de diferentes  técnicas, transformándolas y adaptándolas a sus necesidades.

Ahora hay dos puntos a tener presente para desarrollar estrategias que mejoren la asistencia del público a los espectáculos escénicos, entre ellos la danza.

1° Punto: preparar a las personas con discapacidad a absorber la exigencia que demanda un espectáculo. Cuando por lo general no están sometidos a tantas presiones, ni exigencias dado que siempre manipulan las situaciones, ya que están acostumbradas a un sistema proteccionista y asistencialista.

2° punto: preparar al público a poder ver el arte que desarrollan estas personas y no su mirada de lástima y resignación. Mostrar otros cuerpos y otros tiempos

Con relación al 1° punto tendríamos que trabajar la autoestima, la valoración hacia su persona, desarrollar sus capacidades (las cuales no tienen que ser iguales a los otras personas), autovaloración e independencia.  Fortaleciendo cada uno de estos puntos, mejorará su constancia ó permanencia en la actividad elegida, mejorará su rendimiento, su calidad de vida y su interacción social. Pero siempre debe comprender que todo depende de El, si El lo desea, puede lograrlo. Si bien la sociedad marca muchas pautas, límites, la discapacidad al tomar un rol invisible y silencioso permite la marginación, el menoscabo, la  exclusión en toda acción social.

Desafiar ó cambiar de posición es enfrentarse y muchas veces perder el asistencialismo.

Si bien estamos ante un nuevo paradigma - calidad de vida -, a nivel mundial, aquí en Argentina aún estamos en un momento de transición, entre el paradigma médico- rehabilitación  y el paradigma de calidad de vida.

La mirada médica todavía es predominante, el médico tiene “el saber”, este es el primer contacto familia- discapacidad. Si el médico no esta vinculado al Arte, lo más probable es que la persona con discapacidad llegue al arte en su vida adulta, pues su primera etapa será un peregrinar terapéutico rehabilitador, sin espacio para descubrir y potencializar su capacidad desde el placer, sino desde la obligación.  

Para un cambio es necesario trabajar multidisciplinariamente, desde todas las áreas, médico- educación- familia- comunidad, ya que el fin último de cada especialista es proveer de elementos a un sujeto que interacciona socialmente, mejorando así su calidad de vida y logrando la equiparación de oportunidades, base del programa de Acción Mundial para las personas con discapacidad y produciendo un cambio de actitud social.

Para lograr una integración es preciso informar a la comunidad, trabajar sobre las diferencias, la tolerancia, los prejuicios, escala de valores, conceptos de belleza y estética.

Cada uno de nosotros es un agente multiplicador de acción para lograr la integración sujeto- sociedad

  

Bibliografía

·        Pantano, Liliana, La discapacidad como problema social, EUDEBA, BsAs- Argentina, 1993.

·        Schorn, Marta, Discapacidad, una mirada distinta una escucha diferente, Ed. Lugar, Aegentina, 1999.

·        Jimenez Lara, Antonio, La imagen social de la discapacidad”, página en Internet: www.discapnet

·        Dell- Anno, Amelia, Enfoques sobre participación social de las personas con discapacidad, Serie cuaderno de discapacidad y participación social N°2; Discapacidad y Educación en la perspectiva de la diversidad. Universidad Nacional de Mar del Plata, Facultad de Ciencias de la Salud y Servicios Sociales, Argentina, 2002

   

Lic. Prof. Marcela Ego
Prof. Nacional de Danza
Prof. Universitaria en Artes, mención Danza
Licenciatura en Artes, orientada a la educación artística Universidad Nacional Gral. San Martín ( resta presentación de Tesina)
Licenciatura en Composición Coreográfica en el IUNA (Resta presentación de Tesina)
marcelaego@yahoo.com.ar