Notas.gif (24824 bytes)                               El Portal Interactivo de la Integración

 

 


PAGINA PRINCIPAL


ENCUESTA


LIBRO DE VISITAS


CHAT

Volver aNotas.gif (24824 bytes)  

 

 

LIC. VALERIA FERNÁNDEZ TRYSKIER
Un Espacio Posible

 

Lic. Valeria Fernández Tryskier
______________________________
 
en el Taller de Teatro y Creatividad Literaria -
______________________________

 

 

Introducción

Los profesionales que trabajan con personas que presentan algún tipo de discapacidad pueden situar su mirada en el déficit o por el contrario focalizarse en las capacidades que todo sujeto tiene desde el nacimiento.

A mi entender, cuando se trabaja únicamente con las áreas o funciones dañadas se obtiene una visión parcializada y a la vez limitada del sujeto. La persona queda así reducida a lo que le falta. De esta manera, la dicapacidad asume el valor total de la personalidad y se observa al sujeto en función de su carencia.

En la Fundación de Artistas Discapacitados se tiene una mirada integral y global del individuo. A partir de las observaciones realizadas, puedo asegurar que la tarea que se lleva a cabo consiste en alentar a las personas con capacidades especiales para que puedan creer en sí mismos y se animen a explorar y descubrir no sólo el mundo que los rodea sino también su propia interioridad.

La Fundación de Artistas Discapacitados, a partir de los Talleres de Teatro y Creatividad Literaria, transforman la discapacidad en una propuesta de salud. Sábado tras sábado los integrantes de ambos Talleres tienen la posibilidad de sumergirse en un espacio virtual en el que pueden investigar, jugar, crear, compartir, vivenciar e integrarse con otros.

Índice      Inicio

 

Relato de las primeras observaciones realizadas en el Taller de Teatro y Creatividad Literaria.

Mi primer encuentro con el grupo de Teatro fue el sábado 17 de Junio. Recuerdo que esa mañana llegué a la Universidad de Ciencias Sociales algunos minutos después de la hora pautada. Dentro de mi sentía una interesante mezcla de emociones. Estaba contenta, ansiosa y muy expectante.

En aquella ocasión, eran cinco los artistas que esperaban con intenso entusiasmo el arrivo de Paula, la coordinadora del Taller. Pronto, entre miradas y sonrisas, comenzamos a presentarnos. Paula no dudó en explicarles cuál era el objetivo de mi presencia dentro del grupo. Todos parecieron comprender y automáticamente se dispusieron a trabajar.

Comenzaron por una relajación que realizaron al pie de la letra. Yo miraba asombrada. A mi alrededor todos permanecían con los ojos cerrados y escuchaban con atención cada una de las palabras de Paula que los invitaba a relajarse.

Luego de esta actividad cantaron una canción. Después siguieron con una pasada de texto de la obra "Los prójimos". Los artistas leían en voz alta, por tandas y en parejas para después pasar a una segunda instancia de improvisación; teniendo como referencia el texto leído.

Quisiera comentar que entre una tarea y otra surgieron reflexiones muy interesantes. En un momento dado, los integrantes del grupo comenzaron a recordar cuáles habían sido sus juegos habituales cuando eran niños. Fue de esta manera que se creó un clima muy emotivo y todos tuvieron la posiblidad de poner en palabras y de compartir con sus compañeros aquel recuerdo.

La docente explicó que es muy común que los pequeños interrumpan su juego ante la mirada persistente del adulto. Asimismo, aseguró que la propuesta del Taller de Teatro era seguir jugando con el objetivo de poder mostrar ese juego a un otro interesado. "Jugamos para que nos vean", afirmó.

Al finalizar este encuentro yo me quedé impresionada no sólo por la capacidad y la calidad humana propia del grupo, sino también por el manejo que Paula tuvo del mismo. Mediante un acercamiento comprensivo y pedagógico realizó diferentes tareas. Por un lado, concentró su atención en la lectura animándolos a leer adecuadamente respetando los signos gramaticales. Por otro lado, motivó a sus artistas para que se expresaran libremente y pudieran crear otras realidades diferentes.

Las clases sucesivas tuvieron básicamente la misma modalidad de trabajo: relajación, lectura de texto e improvisación con objetos. En los últimos encuentros se pudo observar que el grupo había alcanzado un desempeño mucho más adecuado tanto en la lectura como en la actuación.

Es importante destacar que antes de empezar con la clase propiamente dicha, había un momento destinado a conversar sobre la semana transcurrida, las salidas realizadas, el trabajo, la familia, etc.

La interacciones fueron siempre cálidas y respetuosas. Rápidamente, comencé a sentirme un miembro más de este grupo maravilloso de personas. Es más, casi sin saberlo, cada uno de los artistas de este Taller alegraron mi corazón y me hicieron dar cuenta que debemos hacer valer estos espacios únicos y privilegiados.

 

El 24 de Junio fue la primera vez que observé el Taller de Creatividad Literaria. En esa ocasión me encontraba más tranquila y relajada. De todas maneras, debo confesar que estaba algo intrigada. No lograba imaginar qué tipo de actividades se desarrollaban dentro de aquel Taller.

Cuando llegué al quinto piso de la Facultad me encontré con Enrique –el docente a cargo- y dos artistas. Los tres estaban esperando que alguien les abriera el Aula destinada para la Fundación.

Como la persona responsable de esta tarea no llegaba decidimos fijarnos si otras aulas se encontraban abiertas. Finalmente hallamos una. Nos instalamos y comenzamos a trabajar.

Lo primero que realizó el docente fue referirse a la situación que había ocurrido previamente. Y planteó lo siguiente: "Cuando uno se encuentra ante un obstáculo puede hacer dos cosas: buscar una solución –como hicimos nosotros- o quedarse con los brazos cruzados esperando que otro arregle el problema –en este caso aguardar por la llave-".

En mi opinión, el encuentro se inició de una forma muy acertada. Luego de este comentario, Enrique informó que la clase anterior había faltado debido a la muerte de su querida hermana. Durante algunos minutos, nos contó que ella conocía a este grupo de expresión y que un día –mientras estaba internada- le pidió realizar un poema. Quería conocer la forma en que él trabajaba con sus alumnos. Fue así que a partir de uno de los dos cuadros que estaban colgados en la pared de la habitación, la hermana de Enrique –y su marido- crearon una historia.

Después de este relato empezamos a escribir un poema. Yo era una novata en ejercicios como éstos; pero me halagó poder participar de una experiencia tan dinámica, alentadora y creativa.

Ese sábado Buenos Aires había amanecido lluviosa y algo gris. Es por ello que la primera línea de nuestro poema dice "En un día lluvioso...". Luego de escuchar esta primera frase Enrique nos preguntó a cada uno de los integrantes del grupo qué nos pasaba en los días de lluvia, cómos nos sentíamos.

Entre todos pensamos palabras y buscamos en nuestro interior distintas emociones para poder compartir. De esta manera, buceamos en nuestras vivencias y recuerdos. Después de debatir y re-pensar las oraciones decidíamos cuál era la que mejor quedaba.

Una vez finalizado el poema tuvimos que pensar en un título. En esta instancia el trabajo continuó siendo grupal. Enrique escribió en el pizarrón una lista de títulos que surgieron hasta que democráticamente optamos por uno: "Abrazando nuestra vida".

Quisiera mencionar que, tanto en esta clase como en las siguientes, los artistas tenían un espacio para leer sus historias, crónicas, poemas y pensamientos. Al igual que Paula, Enrique realizaba indicaciones sobre los puntos gramaticales, la entonación y la lectura en general. Siempre alentaba a sus alumnos y los aplaudía en cada uno de sus escritos.

En este Taller, se trabajó en un ambiente cálido y acogedor. La mayoría de los miembros de este grupo forman parte del Taller de Teatro. Por eso, entre una clase y otra, compartimos algún café así como también diversas e interesantes charlas.

En estos encuentros pude reafirmar una idea: cada uno de estos artistas es dueño de una historia y una individualidad que merece ser respetada. En una de las clases Enrique se refirió a una ley de necesidad que consiste en "...aprovechar lo que cada uno tiene...".

Creo que estos Talleres siguen esta propuesta. Respetando las capacidades propias de cada artista se brinda un lugar en el que pueden mostrarse, encontrarse, integrarse y descubrirse.

Además, contando con la estrecha colaboración y participación de los docentes, los miembros del grupo pueden ampliar sus posibilidades, involucrarse en situaciones nuevas y sorprenderse de lo que pueden ser capaces de crear.

Índice       Inicio

 

Evaluación.

Creo que es conveniente aclarar que decidí incluir los relatos de las primeras observaciones que realicé en ambos Talleres porque en ellos están contenidos los indicadores que elegí para desarrollar la evaluación.

El análisis que voy a presentar a continuación se centra en tres aspectos fundamentales: el arte como un "espacio" terapéutico, el perfil de los docentes y la importancia del grupo como estructura de trabajo.

Cabe destacar que estas nociones están articuladas desde un punto de vista psicológico.

 

En primer lugar es de vital importancia mencionar que estos grupos de trabajo no fueron creados con fines terapéuticos sino con la intención de proveer un espacio en el que las personas con capacidades especiales pudieran producir distintas expresiones artísticas y creativas.

Por tal motivo, los coordinadores de los Talleres no implementan ningún tipo de tratamiento psicoterapéutico. Sin embargo existen algunos indicadores que me hacen pensar que la propuesta de la Fundación es terapéutica en sí misma.

Antes de profundizar este tema en particular, es necesario comprender a qué nos referimos cuando hablamos de terapia.

Los operadores de la salud implementamos un conjunto de técnicas con el fin de obtener cambios personales en individuos que padecen y no pueden encontrar un sentido o justificación en dicho sufrimiento.

El objetivo principal de nuestra labor es lograr un cambio en la organización subjetiva y cognitiva. Obtenemos este resultado a partir de cambios en los estados mentales. De esta manera podemos alcanzar nuevas formas de significación.

Es importante destacar que "...los significados nos permiten organizar la experiencia, guían nuestras acciones, predicen los acontecimientos, colorean el mundo y a nosotros mismos...nos señalan lo que es valioso para nuestra vida". (1)

En síntesis, podemos afirmar que "...trabajar en psicoterapia es ayudar a sostener, cuando parece difícil o imposible, o a modificar cuando sea necesario las razones que las personas tienen para vivir". (2)

Queda en evidencia que una práctica como esta exige una entrega máxima que, a mi entender, está cargada de tres ingredientes escenciales: ética, responsabilidad y vocación de servicio.

Los coordinadores docentes no tienen estos conceptos netamente teóricos y clínicos en su mente; pero me animaría a decir que operan terapéuticamente. Es válido mencionar que poseen un alto nivel de motivación positiva.

Asimismo, saben cómo calibrar la emocionalidad de sus alumnos y cómo acompañarlos en el desarrollo de sus expresiones creativas. A través de la escritura y la dramatización, los integrantes del grupo tienen la posibilidad de jugar e imaginar mundos y personajes alternativos.

Los docentes pueden infundir esperanza y motivar a sus alumnos. Quisiera recalcar que desempeñan su labor con respeto, dedicación y muchísima vocación. Ambos tienen "el arte" de poder reconocer al otro como un ser íntegro capaz de producir y elaborar. En los intercambios que tienen con sus artistas se puede ver una humanización de las relaciones educativas y una efectividad de las relaciones interpersonales. Desde mi punto de vista, esto lo logran a partir de un acercamiento comprensivo.

Afortunadamente trabajan con las oportunidades y posibilidades. Vale destacar que el tipo de tareas que se desarrollan no presentan un grado de dificultad extrema. Es por ello que cada uno de los artistas responde de acuerdo a sus propias capacidades. En mi opinión, cuando se trabaja con personas que poseen aptitudes especiales, es necesario encontrar un límite de lo que se puede exigir para que la frustración no inhiba la posibilidad de acción.

De esta manera se evita que las personas experimenten un continuo fracaso en su rendimiento y tengan una autovalorización negativa de sí mismos. En los Talleres se apuesta al descubrimiento, por parte de los miembros del grupo, de las infinitas potencialidades que cada uno posee y puede activar para enfrentar la adversidad.

Es importante mencionar que cualquier producción artística posee características y rasgos de nuestra personalidad. Cabe señalar que éstos aparecen de una manera encubierta, oculta y disfrazada. Es precisamente esta distancia la que permite la proyección y re-elaboración de cuestiones vinculadas con el ser.

La propuesta de los Talleres es terapéutica porque permite que los distintos artistas puedan encontrarse con el propio sí mismo y también puedan co-construir nuevos y variados significados.

De esta forma, docentes y artistas participan de un espacio común en el que no hay respuestas ni pautas pre-establecidas.

D.W. Winnicott fue un pensador transicional que abrió y creó espacios nuevos allí donde no los había. Es precisamente por este motivo que me parece interesante citarlo.

Winnicott define al espacio transicional como un espacio potencial o virtual. Con esto se refiere a un espacio que se va generando en la medida que va siendo ocupado. Es un espacio donde no hay intrusión y tampoco abandono, que no está adentro ni afuera, que no es subjetivo ni objetivo. En definitiva, un espacio en el que se pueden ver cosas anteriores con ojos nuevos.

En este sentido, se asemeja al espacio de participación que surge en cada uno de los encuentros. La experiencia de participar significa que los docentes y los miembros del grupo pueden estar juntos en un lugar que no es de nadie.

Co-participan de una experiencia que tiene lugar en un campo que emana de la relación misma. Se puede hablar de un campo que a su vez, permite suspender el yo para que se puedan encontrar con lo que son... "En el uso de la creatividad el individuo se conecta con el núcleo de su persona y despliega sus aptitudes". (3)

A partir de la palabra escrita y del lenguaje del cuerpo en acción, los docentes facilitan el despliegue de la creación. Es justamente a través de esta imaginación creativa que los artistas pueden darle un nuevo sentido a lo cotidiano y orientarse hacia una nueva forma de ver la realidad.

Las distintas experiencias por las que el grupo atraviesa generan cambios en la significación personal. Hay, sin dudas, una apertura hacia el conocimiento que está acompañada no sólo de una libertad física sino también mental.

Tomando nuevamente a Winnicott se podría afirmar que la salud no está vinculada con la ausencia de síntomas sino con la capacidad de producir una búsqueda creadora.

En definitiva, la salud es la posibilidad de ser y sentirse real. "Lo escencial no es la creación terminada, sino la actividad de crear". (4)

 

Es realmente enriquecedor que los talleres tengan como escenario de trabajo el grupo. Destaco esta idea en particular porque un grupo bien coordinado es un elemento terapéutico sumamente rico.

A continuación quisiera reflexionar acerca de algunas cuestiones técnicas vinculadas con el beneficio del trabajo en grupo.

Pero comencemos por el principio. Deberíamos partir por la pregunta primordial. ¿Qué es un grupo?.

Podemos definir al grupo como "un conjunto de individuos en interacción regulada...que poseen un objetivo común que responde a necesidades compartidas; dicho objetivo implica la posibilidad de poder operar sobre el ambiente externo o interno al grupo mismo". (5)

Los grupos que observé tienen un tiempo y un espacio de reunión determinados. Presentan una modalidad de interacción que es emocional y personal; la misma está regulada por normas establecidas.

Es necesario aclarar que parte de esta interacción es creada y/o controlada exteriormente por los docentes. Pero otra parte de las mismas, es natural y propia del grupo. El grupo como totalidad es el encargado de mantener una homeostasis interna.

Continuando con esta idea es válido mencionar que los distintos intercambios entre los miembros del grupo favorecen el despliegue de aspectos internos. El grupo contiene y regula las emociones que se ponen en juego.

El grupo motiva a sus miembros y es lo suficientemente flexible como para permitir comportamientos amplios y dispares. La virtud del trabajo en grupo es que cada integrante puede de pronto descubrir, ante la mirada que le expresa otro, que su experiencia puede ser útil y necesaria para otros y que, por ejemplo, su propia historia puede ser comprendida. El trabajo en grupo facilita el conocimiento de otras realidades y conflictivas. Este entrecruzamiento entre lo propio (individual) y lo compartido (grupal) deja una huella.

El grupo brinda un espacio en el que los temores, los sueños, los anhelos, las ilusiones y las alegrías pueden ser expresadas. El grupo acompaña y abraza a sus integrantes, los nutre y cobija invitándolos a vivenciar y experimentar nuevas situaciones.

El grupo los reúne y a la vez los diferencia; también"... se manifiesta como una totalidad dinámica...".(6) Es necesario tener en cuenta que "...el grupo no es la suma de sus miembros sino algo que va más allá, que constituye una estructura emergente de la interacción de los mismos que, a su vez, introduce cambios en la conducta de sus componentes". (7)

El grupo tiene un don especial ya que respeta la particularidad individual pero también permite el crecimiento personal.

Uno de los elementos que más me llamó la atención es la lealtad que los miembros comparten hacia el grupo y sus docentes. Todos están reunidos en pos de un objetivo determinado. Comparten las mismas expectativas.

Dentro del grupo los distintos artistas pueden sentir confianza, seguridad, aceptación, compañerismo, tolerancia, interés y respeto. De esto podemos inferir que es el grupo el lugar indicado para compartir vivencias. En todo momento, la opinión, la orientación y la sugerencia del otro abre nuevas posibilidades de acción.

Siguiendo con esta línea de pensamiento quisiera destacar que la ventaja del grupo es que abarca una pluralidad de posibilidades. El intercambio y la interacción favorecen el descubrimiento y el desarrollo de aquellos aspectos hasta el momento desconocidos.

Si cada uno de los artistas que participan de los Talleres de Teatro y Creatividad Literaria realizaran estas actividades en forma individual y aislada con profesores particulares, los resultados alcanzados –sin dudas- serían otros.

Índice       Inicio

 

Una historia para compartir

Desde pequeños necesitamos la aceptación, el reconocimiento, el sostén, la mirada, la confirmación y el cuidado de los otros. Es a partir de estos intercambios que vamos cumpliendo con un proceso de humanización, socialización, instalación y desarrollo de lo psíquico.

Todas las experiencias por las que atravesamos dejan una marca que inciden en la visión que tenemos de nosotros mismos, de nuestras capacidades, posibilidades, defectos y virtudes.

Me pareció sumamente interesante incluir la siguiente historia porque me hizo reflexionar acerca de las posturas que podemos adoptar frente a las diversas situaciones de la vida.

Surgió en mi el siguiente interrogante: ¿Debemos aceptar cada uno de los rótulos y mandatos que nos autoimponemos o debemos animarnos a desafiarlos?.

 

"El Elefante Encadenado"

- No puedo –le dije- no puedo!.

- Estás seguro –me preguntó.

- Si, nada me gustaría más, pero sé que no puedo.

Se sonrió, me miró a los ojos y bajando la vos me dijo:

- Me permitís que te cuente algo.

  • Y mi silencio fue suficiente respuesta.

Juan empezó a contar.

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mi como a otros me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver a la pista, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera clavado en el suelo, apenas enterrado unos centímetros en la tierra, y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad arrancar la estaca y huir. El misterio es evidente:

  • Qué lo mantiene entonces?.
  • Por qué no huye?.

Cuando yo tenía cinco o seis años, todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia:

  • Si está amaestrado, por qué lo encadenan?.

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca...y sólo lo recordaba cuando me encontraba con alguno que también se había hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mi, alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta.

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca muy parecida desde que era muy pequeño.

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó y tiró, sudaba tratando de soltarse, y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo.

La estaca era ciertamente muy fuerte para el. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a intentarlo y también al otro, y al que seguía...

Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso que vemos en el circo, no escapa porque cree que NO PUEDE.

El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor es que jamás se ha puesto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás...jamás...intentó poner a prueba su fuerza otra vez...

- Y así es, todos somos un poco, como ese elefante del circo, vamos por la vida atados a cientos de estacas que nos restan libertad.

Vivimos creyendo que un montón de cosas no podemos, simplemente porque alguna vez en el pasado probamos y no pudimos. Hicimos entonces lo del elefante, grabamos en nuestro recuerdo : NO PUEDO, NO PUEDO Y NUNCA PODRE.

Hemos crecido portando este mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más volvimos a intentar, cuando mucho de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma...No puedo y nunca podré...

  • Tu única manera de saberlo es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón...TODO TU CORAZON...
  • Y les puedo asegurar que ya no tendremos ese estigma en nuestra mente...!!!.

Muchas veces transitamos el camino de la vida con percepciones erróneas acerca de lo que somos capaces de realizar. Nos apropiamos del NO PUEDO y hacemos lo mismo que el elefante. Si una vez lo intentamos y no logramos obtener aquello que queríamos, entonces, nunca podremos. ¿Para qué intentarlo nuevamente?.

Es de esta manera que anulamos gran parte de nuestras posiblidades. Aceptamos que estas palabras se instalen como verdaderas y asuman un valor incuestionable. Encadenamos nuestra experiencia y nos autocensuramos.

Es importante que aprendamos a ser más tolerantes con nosotros mismos y que no permitamos que etiquetas erróneas se adueñen de la totaliad de nuestro ser. Permanentemente debemos tener presente que nunca es demasiado tarde si decidimos arriesgarnos y correr nuevos desafíos. Yo creo que este es el mensaje que, inexorablemente, debemos "grabar en el recuerdo".

Índice       Inicio

 

Conclusiones.

Vivimos en una sociedad poco tolerante y excesivamente feroz. Una sociedad que no permite la duda, la angustia, el fracaso, el cuestionamiento ni las diferencias. Estamos inmersos en una sociedad exitista que nos obliga a correr tras metas inalcanzables y a adoptar modas incuestionables. Lamentablemente estamos acostumbrados a convivir con el prejuicio y la ignorancia.

Con pasos lentos pero firmes la Fundación de Artistas Discapacitados apuesta a la salud, el intercambio, el compañerismo y la mutualidad. Es a partir de proyectos como estos que podemos fantasear con una sociedad más justa; capaz de asumir modelos de comportamientos más elásticos y flexibles que permitan dar paso a un repertorio de conductas posibles.

Sábado tras sábado, se entretejen sueños con la expectativa y la ilusión de alcanzar un mundo mejor en el que los rótulos y las etiquetas den lugar a la integración y el reconocimiento de la singularidad.

Debemos valorar, respetar y difundir estos espacios que fomentan la expresión y la manifestación del ser y sus necesidades.

Quisiera concluir este trabajo con algunos pensamientos acerca del arte:

"El arte no existe para reproducir lo visible, sino para hacer visible lo que está más allá del mundo" Paul Klee.

"El arte no sólo media entre nosotros mismos y nuestra vida sino que es a la vez mediador entre nosotros y los otros hombres; posibilita la atención, la comunicación entre los diversos mundos" W. Biemel.

"El arte de hoy es el que realmente nos pertenece: es nuestro propio espejo" Ashikaga.

"El arte más allá de su valor autónomo se convierte en un medio para una solución total de la existencia" Henry Marcuse.

"El arte y la vida consisten en sus posibilidades de crecimiento" Zen.

"La función del arte en la sociedad es edificar, reconstruímos cuando estamos en peligro de derrumbe" Sigmund Freud.

 

Lic. Valeria Fernández Tryskier
Psicóloga

Índice       Inicio

 

 

Bibliografía Consultada y Citas.

 

Citas:

  • Fernández Alvarez, Héctor:

- Desarrollos en Psicoterapias. Editorial de Belgrano, Bs.As., 1997.

Capítulo 1: "Formación y entrenamiento de psicoterapeutas. Una perspectiva cognitiva".

  1. idem (página 30)
  2. idem (página 30)

 

  • Abadi, Sonia:

- Transiciones. El modelo terapéutico de D.W. Winnicott. Editorial Lumen, Bs. As., 1996.

Capítulo 4: "El juego"

  1. idem (página 54)
  2. idem (página 54)

 

  • Romero, Roberto:

- Grupo, objeto y teoría. Volumen I. Lugar Editorial, Bs. As.,1987.

Capítulo 3: "El grupo como objeto teórico"

  1. idem (página 92)
  2. idem (página 133)
  3. idem (página 133)

 

Bibliografía Consultada:
  • Winnicott, D. W.:
- Realidad y Juego. Editorial Gedisa, Barcelona 1992.
  • Rousseau, Mignon:
- Grupo, esa posible-imposibilidad...Editorial Tekné, Bs. As., 1995.
  • Corbella Roig, Joan:
- Descubriendo la psicología. Ediciones Folio, Barcelona, 1995.
  • Benenzon, Rolando y otros:
- Los discapacitados y nosotros. Bs. As., 1995.

Índice       Inicio

          
       

 

Música Danzas y Expresión Corporal Literatura Otras Disciplinas Artes Plásticas Teatro Servicios Entidades Actividades