Notas.gif (24824 bytes)                                    El Portal Interactivo de la Integración

 


PAGINA PRINCIPAL


ENCUESTA


LIBRO DE VISITAS


CHAT

Volver aNotas.gif (24824 bytes)  

 

 

 

LIC. PATRICIA DOSIO
Revolución en los Muros.

Los vaivenes de un caso polémico: los murales del Bingo 21 de Avellaneda

Estos murales realizados por Berni en 1950 fueron objeto de discusión, al haber sido atribuidos a otro grande de la pintura argentina: Juan Carlos Castagnino.

La necesidad de preservar el patrimonio cultural llevó al Estado a intervenir recientemente en dos casos de propiedad privada. Así, mientras la Secretaría de Cultura de la ciudad de Buenos Aires evaluaba el estado del mural ubicado en el Teatro IFT (realizados en 1952), la Subsecretaría de Cultura de la Nación comenzaba a preocuparse por los murales del Bingo 21 de Avellaneda (que datan de 1950) estudiando la posibilidad de declararlos monumento histórico. En ambos casos el autor fue el pintor rosarino Antonio Berni.

Sin embargo, respecto a los murales de Avellaneda habían surgido polémicas dudas, que finalmente se disiparon cuando la Academia de Bellas Artes dictaminó que los murales fueron realizados efectivamente por Berni. Recordemos el caso.

 

El lugar. Las diversas hipótesis y opiniones.

Los murales ubicados en el hall del piso superior del edificio donde actualmente funciona el Bingo 21 de Avellaneda, pintados en 1950 (por entonces, el cine San Martín), están conformados por: -dos murales pequeños monocromáticos, situados en dos nichos laterales, que ostentan la firma de Berni; -dos amplios murales, cromáticos, sin firmas, objeto de la polémica sobre su autoría. En realidad, la cuestión se inició cuando el señor Pinasco de la galería Zurbarán los atribuyó a Juan Carlos Castagnino. A partir de allí y entre las voces de diversos testigos -como los descendientes de los pintores involucrados y de sus discípulos- se encomendó a expertos iniciar los peritajes correspondientes. Así, las opiniones estaban divididas entre quienes consideraban que la obra fue realizada por ambos pintores y los que sostenían que corresponde en su totalidad a Berni.

El lugar. Las diversas hipótesis y opiniones

Los murales ubicados en el hall del piso superior del edificio donde actualmente funciona el Bingo 21 de Avellaneda, pintados en 1950 (por entonces, el cine San Martín), están conformados por:

-dos murales pequeños monocromáticos, situados en dos nichos laterales, que ostentan la firma de Berni;

-dos amplios murales, cromáticos, sin firmas, objeto de la polémica sobre su autoría.

En realidad, la cuestión se inició cuando el señor Pinasco de la galería Zurbarán los atribuyó a Castagnino. A partir de allí y entre las voces de diversos testigos -como los descendientes de los pintores involucrados y de sus discípulos- se encomendó a expertos iniciar los peritajes correspondientes. Por el momento, las opiniones están divididas entre quienes consideran que la obra fue realizada por ambos pintores y los que sostienen que corresponde en su totalidad a Berni.

Entre los primeros, el profesor Héctor Schenone de la Academia Nacional de Bellas Artes sostuvo como hipótesis que ambos artistas habrían intervenido en la realización del mural, debido a la falta de ilación en la composición, que evidencia el trabajo de dos manos.

Entre los segundos, se halla el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Jorge Glusberg. En el texto-catálogo de la retrospectiva del artista efectuada en el museo (1997) se afirma que el arquitecto Aslan había encargado los murales a Berni.

El proceso de autentificación

Al respecto, ha sido consultado el profesor y crítico de arte Jorge López Anaya. Sintéticamente, este proceso consta de tres pasos fundamentales:

-documental

-empírico

-científico

La primera etapa consiste en el rastreo y análisis de todo tipo de documentos escritos, cartas, apuntes, artículos periodísticos, publicaciones, material de archivo. El segundo atañe al estudio de las pinturas, su estilo, maneras de pintar del artista, técnica, comparaciones, etc, a cargo de especialistas en la materia. El tercero, se refiere a la investigación de los materiales, repintes, etc.

Berni, Castagnino y el muralismo en los años 40-50

La pintura mural cobró un gran impulso en el siglo XX a través de los muralistas mexicanos que produjeron el mayor arte público popular y revolucionario, al asignarle al muralismo una función social. Es conocida su amplia influencia mundial, que también se hizo sentir en nuestro país especialmente entre los artistas del Nuevo Realismo fundado por Berni. De allí que el viaje de Siqueiros por Argentina en 1933 estimulara la labor de Berni, llegando a colaborar con el mexicano en la realización de un mural experimental, "Ejercicio Plástico", encargado por el editor Botana para su quinta en Don Torcuato. A pesar de que Berni reconoció la imposibilidad de desarrollar en nuestro país una experiencia semejante a la mexicana, fundó el Taller de Arte Mural en 1944 y fomentó durante los años 40-50 la práctica del mural, como así también la gran composición mediante una plástica contemporánea, vehículo de un mensaje de intención social, siempre en función de la propia realidad nacional. Además, hacia esos años en arquitectura la fase racionalista del movimiento moderno, dominante por entonces, impulsó lo que sería una de sus notas características: la unión entre la plástica y la arquitectura a través justamente del muralismo. De ahí que el estudio Aslan y Ezcurra encargara la decoración de sus galerías a conocidos artistas, como el caso de las Galerías Pacífico (1945) -en la que pintaron Berni, Spilimbergo, Castagnino, Urruchúa y el español Colmeiro-, las Galerías Santa Fe (1954) y otras más en el barrio porteño de Belgrano.

Berni durante 1950 (el año en que pintó los murales de Avellaneda) hacía su envío al Salón Nacional, exponía en la galería Lyon y en la muestra del Salón Kraft; en esta última, organizada por Amigos del Libro, participó junto a Castagnino, Urruchúa, Spilimbergo y otros artistas.

Tiempo después, en 1957, se inauguraba su exposición "Motivos de Avellaneda" en un espacio de esa misma ciudad.

          
          
           Patricia Dosio
           Licenciada y Profesora en Artes (UBA). Docente de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA).
           Ha publicado varios ensayos e investigaciones sobre arte argentino, difusión y recepción del arte,
           arte y política, etc.

 

Música Danzas y Expresión Corporal Literatura Otras Disciplinas Artes Plásticas Teatro Servicios Entidades Actividades